In Fórmula 1, Fórmula1

En el mundo de la Fórmula 1, hay pilotos que son recordados por su talento y otros por su personalidad. Pero sólo unos pocos son capaces de dejar una huella indeleble en los corazones y las mentes de aficionados y concursantes por igual, ya sea por su habilidad o por su carisma. Gilles Villeneuve fue uno de esos pilotos y su meteórico ascenso desde sus humildes comienzos en Canadá hasta el estrellato internacional ha dejado un legado duradero.

Primeros años en Canadá

Nacido en Saint-Jean-sur-Richelieu, Quebec, en 1950, Gilles Villeneuve creció apasionado por la velocidad. Quería convertirse en piloto profesional y de joven corrió con motos de nieve, un deporte que le permitió desarrollar unos reflejos y un control del vehículo excepcionales, habilidades que le servirían más adelante en su carrera como piloto.

De aquella época con las motos de nieve y de cómo influyó en su estilo de conducción, el piloto canadiense dijo: “Todos los inviernos había tres o cuatro grandes vehículos todoterreno, y estoy hablando de lanzarse sobre el hielo a 160 kilómetros por hora. Esos vehículos derrapaban mucho, lo que me enseñó mucho sobre el control. Y la visibilidad era terrible. A menos que fueras en cabeza, no podías ver nada, con toda la nieve que soplaba alrededor. Fue bueno para mis reflejos y evitó que me preocupara por correr bajo la lluvia.

Dotado de un talento natural para la conducción, Gilles Villeneuve comenzó su carrera de piloto de cuatro ruedas relativamente tarde, en la Fórmula Ford y la Fórmula Atlantic, ganando en 1976 y 1977, antes de llegar a la cima del automovilismo con su debut en la F1 para el equipo McLaren en la misma temporada de carreras.

640px-gilles_villeneuve_monaco_1979

El vínculo especial con Enzo Ferrari

El talento de Villeneuve no tardó en llamar la atención del Commendatore Ferrari, que le hizo firmar un contrato con su escudería en 1977. Tras una breve prueba en Fiorano, el circuito de pruebas de Ferrari, Villeneuve firmó un acuerdo con el equipo para pilotar en las últimas carreras de 1977 y durante toda la temporada siguiente. Desde entonces, Gilles Villeneuve y Ferrari compartieron un vínculo único, y Enzo se refería cariñosamente a Villeneuve como su “pequeño franco canadiense”. El habitualmente brusco Ferrari desarrolló un afecto paternal por Villeneuve.

Gilles conseguiría seis victorias para el fabricante del Cavallino Rampante. Villeneuve ganó su primera carrera en 1978 en Canadá. Era su carrera de casa y un resultado extraordinario para el piloto canadiense, todavía inexperto en los Grandes Premios. Al volante de la ‘rossa’, Gilles regaló a los aficionados algunas de las carreras más representativas de toda la historia de la F1 y, por desgracia, al volante de un Ferrari Villeneve también falleció unos años después en Bélgica.

He aquí lo que dijo Enzo Ferrari tras la muerte de Gilles: “Su fallecimiento nos ha privado de un gran campeón, al que quería mucho. Mi pasado está marcado por el dolor: padres, hermano, hijo. Mi vida está llena de recuerdos tristes. Miro hacia atrás y veo los rostros de mis seres queridos, y entre ellos le veo a él”.

640px-gilles_villeneuve_-_ferrari_312t3_at_druids_at_the_1978_british_grand_prix_50049695703

Un estilo de conducción único

El estilo de conducción agresivo y extravagante de Villeneuve le ha distinguido desde su entrada en la
Fórmula 1
. Los comienzos no estuvieron exentos de incidentes y en poco tiempo el piloto de Ferrari recibió el apodo de“El Aviador”. Sus comienzos no estuvieron exentos de incidentes y en poco tiempo el piloto de Ferrari recibió el apodo de “El Aviador”. Siempre al límite, Gilles tenía predilección por los derrapes espectaculares y los adelantamientos impresionantes que dejaban boquiabiertos a aficionados y rivales.

Carreras extraordinarias accidentes y polémica

Gran Premio de Francia de 1979

La propensión al riesgo y el deseo de aspirar siempre al máximo encontraron una síntesis perfecta en la carrera francesa de 1979. En efecto, el circuito de Dijon fue testigo, aquel lejano domingo de hace más de 40 años, de una de las batallas más memorables de la historia de la Fórmula 1 moderna. Villeneuve y René Arnoux lucharon durante varias vueltas, intercambiando posiciones varias veces y tocándose repetidamente, antes de que Villeneuve consiguiera imponerse al piloto de Renault, asegurándose el segundo puesto del podio. El duelo rueda a rueda entre Villeneuve y René Arnoux ha pasado a la historia como testimonio del espíritu de lucha y la excepcional habilidad de Villeneuve, así como del gran corazón de Arnoux, que estaba destinado a unirse al equipo Ferrari unos años más tarde.

Gran Premio de Holanda de 1979

También en 1979, en Zandvoort, Villeneuve realizó una excelente salida que le llevó de la tercera fila a la segunda posición, por detrás de Alan Jones, En la vuelta 11, Gilles atacó a Jones en la curva Tarzan y se puso en cabeza. En la vuelta 47 Jones presionó a Villeneuve, que acabó haciendo un trompo. Debido al fuerte esfuerzo, el neumático trasero izquierdo del canadiense empezó a desinflarse, pero a Gilles no le importó y siguió presionando hasta que una larga salida en la primera curva hizo que fallara. Villeneuve continúa de todos modos a tres ruedas, el neumático trasero izquierdo se desprende y queda unido al coche sólo a través de los conductos de freno….En Holanda el mito de Villeneuve.

La maniobra fue duramente criticada por colegas y entendidos por ser demasiado peligrosa, pero demostró una vez más el carisma y la forma de correr de un piloto que sigue calentando los corazones y las mentes de todos los aficionados a la Fórmula 1 que han tenido la suerte de verle correr.

Enzo Ferrari diría más tarde: “Villeneuve sigue cometiendo errores brillantes, pero es un hombre que quiere llegar al frente a toda costa. Se le ha criticado con razón, pero no hay que olvidar que su entusiasmo y su pasión tienen un predecesor: Tazio Nuvolari. En 1935 Nuvolari ganó el Gran Premio de Brno en Checoslovaquia conduciendo sobre tres ruedas’.

Gran Premio de Italia de Imola 1980

En septiembre de 1980, Gilles sufrió el accidente más terrible y espectacular de su carrera en el circuito de Imola, durante la carrera de Italia. En la sexta vuelta de la carrera, el Ferrari 312 T5 de Villeneuve derrapó justo antes de la curva Tosa y se estrelló contra el muro de protección, rebotando estrepitosamente en medio de la pista. La misma curva se conoce ahora como la curva Villeneuve, ya que fue bautizada con el nombre de Gilles en homenaje a su carrera.

Gran Premio de España Jarama 1981 – La última victoria de Gilles

La carrera española de 1981 es famosa por uno de los finales más ajustados de la historia de la Fórmula Uno, con el Ferrari de Gilles Villeneuve ganando por sólo 1,24 segundos sobre los cuatro coches siguientes. Fue la última victoria de Villeneuve y se considera su obra maestra táctica.

La parrilla de salida vio a Jacques Laffite en la pole position, seguido de Alan Jones y Carlos Reutemann en segunda y tercera posición. Durante la carrera, Jones y Reutemann tomaron inicialmente la delantera, pero Villeneuve ascendió rápidamente al tercer puesto, dañando el alerón delantero de Alain Prost. Jones se salió entonces de la pista, dejando a Villeneuve en cabeza y a Reutemann tras él. Los cinco primeros pilotos se mantuvieron en cabeza durante el resto de la carrera, con Villeneuve imbatible gracias a la potencia de su motor Ferrari, que le permitía obtener una ligera ventaja en las rectas y actuar como tapón en las curvas.

Villeneuve lideró hasta la línea de meta, resistiendo la presión de sus rivales durante la mayor parte de la carrera sin cometer ningún error, cruzando la meta con sólo 1,24 segundos de ventaja sobre el resto del pelotón, poniendo fin así a la segunda carrera más igualada de la historia de la Fórmula Uno.

gilles_villeneuve_imola_1979

 

La traición de Imola y la trágica última carrera

La temporada de 1982 iba a ser la de la consagración definitiva. La Scuderia italiana pudo contar con la pareja más rápida del paddock, Gilles Villeneuve y Didier Pironi, y a diferencia del año anterior, Ferrari presentó un coche muy competitivo. En el Gran Premio de San Marino, en Imola, Villeneuve creyó haber llegado a un acuerdo previo a la carrera para mantener sus posiciones tras la última parada en boxes. Sin embargo, a pesar del acuerdo, Pironi adelantó a Villeneuve en la última vuelta, generando un sentimiento de traición que nunca se resolvería.

Dos semanas más tarde, en un trágico giro, Villeneuve murió durante la última sesión de clasificación para el Gran Premio de Bélgica en Zolder, al chocar su Ferrari contra el coche más lento de un inocente Jochen Mass. Villeneuve había empezado el fin de semana de mal humor: sentía que 1982 era su año para convertirse en campeón del mundo de Fórmula Uno y después de Imola quería ser más rápido que su compañero de equipo. Villeneuve murió utilizando el último juego de neumáticos de clasificación, esforzándose al máximo, persiguiendo su sueño.

Torquil Jones presentó recientemente un documental que relata la rivalidad entre Gilles y Didier y recorre los acontecimientos de Imola y el trágico destino de los dos pilotos. Ese mismo año, Pironi sufrió un accidente que decretó el fin de su presencia en la Fórmula Uno.

Hablando de Imola, Villeneuve dijo: ‘Creo que he demostrado que, con el mismo coche, si quiero que alguien esté detrás de mí…. bueno, creo que está detrás de mí…”.

Algunas declaraciones sobre Villeneuve. Lo que sus adversarios, periodistas, técnicos… y Villeneuve

“Hay carreras que si no te arriesgas nunca ganarás. Estoy de acuerdo en que a veces soy precipitado e impetuoso. Así es como soy. Obviamente, si hubiera tomado la Bosch Kurve más despacio no habría salido del circuito. Pero si hubiera ido despacio no habría sido piloto de Fórmula Uno. Yo no habría sido Gilles Villeneuve.

Gilles Villeneuve en su salida de pista en el Gran Premio de Austria de 1981

“Gilles era el único que te obligaba a buscar una buena curva en los entrenamientos, porque sabías que donde todos los demás pasaban como si fueran sobre raíles, valía con mirar a Gilles. Aquel día bajo la lluvia en Watkins Glen fue casi increíble. De verdad. Se decía que tenía 300 caballos más que cualquier otro. No parecía posible. La velocidad a la que viajaba no se parecía en nada a la de los demás. ¡Fue 11 segundos más rápido! Jody fue el más rápido y no se lo podía creer, ¡decía que estaba muerto de miedo! Recuerdo a Laffite en los boxes riéndose cuando pasó Gilles y diciendo: ‘¿Por qué nos molestamos? Es diferente al resto de nosotros. Es un nivel aparte”.

Nigel Roebuck

“Sé que ningún ser humano puede hacer un milagro, nadie tiene propiedades mágicas ni nada, pero Gilles te hizo pensar… era TAN rápido”.

Jaqcues Laffite

“Villeneuve tenía el mejor talento de todos. En cualquier coche que le hubieras puesto, habría sido rápido”.

Niki Lauda

“Era un hombre absolutamente descomplicado, apolítico, sin preocupaciones. Fue total y completamente honesto. Si estaba probando y el coche era una mierda, venía y decía: ‘Mira, es una mierda; no me importa, no me malinterpretes, lo conduciré todo el día y me encantará cada minuto, pero creo que deberías saber que el coche es una mierda’. El viejo (Ferrari) la quería por eso”.

Harvey Postlethwaite

“El duelo con Gilles es algo que nunca olvidaré, mi mejor recuerdo de carrera. Sólo se puede correr así con alguien en quien confías plenamente, y no se conocen muchos como él. Me ganó, sí, y en Francia, pero no me preocupó: sabía que me ganaba el mejor piloto del mundo.

René Arnoux relata su clásica batalla con Gilles Villeneuve en Dijon, Francia, 1979.

“No me lo podía creer. Ese tipo no quería aceptar que le habían ganado. Sudé como un loco para ganarle un par de segundos, me relajé un poco en un par de curvas y ahí estaba otra vez en mis retrovisores. Ese maldito cubo rojo de **** me pisaba los talones. Tuve que seguir corriendo a tope hasta la meta, porque sabía que si le dejaba pasar no tendría otra oportunidad de volver a la cabeza. ”

El legado y el amor permanente de los aficionados

A pesar de una carrera relativamente corta, de 1977 a 1982, el recuerdo de Gilles Villeneuve perdura hasta nuestros días. Su actitud de no rendirse nunca, su audaz estilo de conducción y su pura pasión por las carreras han inspirado a generaciones de aficionados y pilotos, y muchas de las estrellas actuales de las cuatro ruedas citan a Villeneuve como punto de referencia. En un deporte que ha visto muchos héroes, el nombre de Gilles Villeneuve sigue siendo un icono. Su inquebrantable determinación, su amor por las carreras y su intrépido enfoque de la vida han dejado una huella indeleble en la Fórmula 1.

El emblemático casco y el número 27

El emblemático casco de Villeneuve, caracterizado por un diseño sencillo con una llamativa “V” en la parte delantera, sigue siendo reconocible hoy en día. El uso del número 27 en su Ferrari se convirtió en sinónimo de su carrera y ha perdurado. Desde entonces, tanto los aficionados como los pilotos tienen en gran estima el número 27 y algunos consideran un honor llevarlo en su coche.

gilles_villeneuve_casco_museo_ferrari

La familia y los éxitos deportivos de Jacques Villeneuve

La pasión de Gilles Vill eneuve por las carreras se extendió a su familia, y su hijo Jacques Villeneuve siguió sus pasos. El ADN es calidad. Jacques alcanzaría un gran éxito en el automovilismo, llevando bien alto la bandera canadiense, ganando el campeonato IndyCar de 1995, las 500 Millas de Indianápolis de 1995 y, finalmente, el Campeonato del Mundo de F1 en 1997 con el equipo Williams, logrando una hazaña que se le había escapado a su padre.

Recordando a Gilles Villeneuve

Mientras la Fórmula 1 sigue evolucionando y surgen nuevas estrellas, es importante recordar a las leyendas que sentaron las bases del éxito perdurable de este deporte. En los últimos años, los homenajes a Villeneuve se han convertido en una tradición en el Gran Premio de Canadá en Montreal, que rebautizó el circuito en su honor en 1982 y donde se exhibe el Salut Gilles en la línea de salida. Aficionados de todo el mundo se reúnen para celebrar su memoria y compartir su agradecimiento por su contribución a la Fórmula Uno.

Algunos pilotos, como Fernando Alonso y Charles Leclerc, han citado a Villeneuve como un héroe de la infancia y como un piloto que les inspiró para seguir una carrera en el automovilismo.

Rise: una historia de pasión y perseverancia – la venganza de los desvalidos

El viaje de Gilles Villeneuve de las carreras de motos de nieve en los duros inviernos canadienses a dominar las series de carreras más prestigiosas del mundo es una historia de pasión, perseverancia y determinación inquebrantable que nos recuerda que, incluso ante la adversidad, el éxito es posible con trabajo duro y dedicación.

El meteórico ascenso de Villeneuve es una inspiración no sólo para los aspirantes a pilotos que aspiran a convertirse en campeones del mundo de F1, sino también para todos aquellos que persiguen sus sueños, por lejanos que parezcan. Este es quizás el mayor legado que el pequeño canadiense ha dejado a las generaciones futuras.

salut_gilles_2012

 

 


Pictures from the top:

1979 Monaco Grand Prix Ferrari 312T4 Gilles Villeneuve, Date 27 March 2016, Source https://www.flickr.com/photos/jolevnikk/29082474690/AuthorJohn

Martin Lee from London, UK, Creative Commons Attribution-Share Alike 2.0, Gilles Villeneuve - Ferrari 312T3 at Druids at the 1978 British Grand Prix (50049695703).jpg

ideogibs, Creative Commons Attribution-Share Alike 2.0, Gilles Villeneuve imola 1979.jpg Copy, File:Gilles Villeneuve imola 1979.jpg|Gilles_Villeneuve

Morio, Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0, Gilles Villeneuve helmet Museo Ferrari.jpg Copy, Gilles Villeneuve helmet Museo Ferrari.jpg|Gilles_Villeneuve_helmet_Museo_Ferrari]]Copy, February 25, 2013

The Circuit Gilles Villeneuve in Montreal, Maria Azzurra Mugnai, Creative Commons Attribution-Share Alike 3.0, Circuit Gilles Villeneuve MAM2.JPG Copy, August 2007
Riccardo Tafà
Riccardo Tafà
Riccardo nasce a Giulianova, si laurea in legge all’Università di Bologna e decide di fare altro, dopo un passaggio all’ ISFORP (istituto formazione relazioni pubbliche) di Milano si sposta in Inghilterra. Inizia la sua carriera lavorativa a Londra nelle PR, prima da MSP Communication e poi da Counsel Limited. Successivamente, seguendo la sua insana passione per lo sport, si trasferisce da SDC di Jean Paul Libert ed inizia a lavorare nelle due e nelle 4 ruote, siamo al 1991/1992. Segue un breve passaggio a Monaco, dove affianca il titolare di Pro COM, agenzia di sports marketing fondata da Nelson Piquet. Rientra in Italia e inizia ad operare in prima persona come RTR, prima studio di consulenza e poi società di marketing sportivo. Nel lontanissimo 2001 RTR vince il premio ESCA per la realizzazione del miglior progetto di MKTG sportivo in Italia nell’anno 2000. RTR tra l’altro ottiene il maggior punteggio tra tutte le categorie e rappresenta L’Italia nel Contest Europeo Esca. Da quel momento, RTR non parteciperà più ad altri premi nazionali o internazionali. Nel corso degli anni si toglie alcune soddisfazioni e ingoia un sacco di rospi. Ma è ancora qua, scrive in maniera disincantata e semplice, con l’obiettivo di dare consigli pratici (non richiesti) e spunti di riflessione.
Recent Posts

Leave a Comment

Formula 1 sponsorship cost
michael schumacher