In Fórmula E

El crecimiento exponencial de las serie totalmente eléctrica de la FIA, ya sea a nivel deportivo como de patrocinios, es una señal importante para todos los campeonatos y las ligas profesionales, pero también para quien se ocupa del marketing deportivo: para ser grande es necesario pensar hoy en el futuro de las disciplinas y de los negocios vinculados a estas.

No es casualidad que la Fórmula E haya catalizado tan rápidamente la atención de fabricantes, inversores, patrocinadores y accionistas, convirtiéndose en muy poco tiempo en el “próximo boom“ del patrocinio en el motorsport y demás.

No se puede, y no se debe, olvidar que más allá del perfil deportivo, los campeonatos de motorsport son esencialmente ejercicios de marketing y plataformas de investigación y desarrollo para las empresas fabricantes. MotoGP, Fórmula 1, Formula E y similares se convierten así en instrumentos para mostrar al público la fuerza propia y para desarrollar las tecnologías que equiparán en los años venideros los automóviles y las motocicletas del futuro.

Fórmula E y fabricantes

Desde esta perspectiva es muy evidente por qué la Fórmula E ha resultado tan grata a los fabricantes: la movilidad eléctrica representa el futuro del automóvil como objeto de masas y el presente de la investigación y el desarrollo de las compañías fabricantes. Por el contrario, la gasolina y los motores de combustión, a pesar de mantener el gran encanto de los tiempos pasados, tienen poco margen de crecimiento en la mente de los diseñadores, a quienes los inversores piden trabajar en función del medioambiente y la sostenibilidad. Por ello, no resulta extraño que, por ejemplo, los altos directivos de Mercedes lleven un tiempo cuestionando la presencia futura de la Estrella de Stuttgart en el campeonato de Fórmula 1 en detrimento de un compromiso sólido y duradero en Fórmula E.

Fórmula E y patrocinadores

Si lo que acabamos de ver, que es el punto de vista de los fabricantes, no sorprende, lo que impresiona es la enorme atención que patrocinadores y empresas dispuestas a invertir están prestando a la Fórmula E. Esta es la verdadera señal del excelente estado de forma de este campeonato.

Para quien quiere convertirse en patrocinador de la Fórmula E, como ya hemos visto en las páginas de este blog, las razones son múltiples: desde la sostenibilidad ambiental hasta la posibilidad de llegar a los fans directamente en el centro de las ciudades donde se corre, desde la internacionalidad del Campeonato hasta la posibilidad de interactuar con fabricantes y patrocinadores de primerísima fila.

Es una señal que da grandes esperanzas al futuro de esta serie, pero que sobre todo debe llevar a reflexionar de manera general sobre el papel y sobre el futuro del patrocinio deportivo y del marketing deportivo.

Patrocinios, Fórmula E y estado de la industria

La difusión y la frecuencia de la petición de patrocinios en Fórmula E ofrece a la industria del patrocinio una señal importante que no puede pasarse por alto.

Muchas veces, a lo largo de los últimos años, hemos oído hablar de “crisis del sector”, de “disminución de los recursos” y de una desconfianza generalizada por parte de las empresas respecto al deporte.

El ejemplo de la Fórmula E, aunque se podrían dar otros, muestra claramente que si la propuesta, los valores, el horizonte futuro y los sujetos implicados son válidos, es posible captar la atención y los recursos de las empresas.

También en el caso de los patrocinios deportivos, básicamente, todo lo dicho anteriormente resulta cierto con respecto a los fabricantes de automóviles. Si se trata de ejercicios de marketing , entonces estos deberán contener los ingredientes y los sistemas de valores capaces de llevar a las marcas (y a los clientes) hacia el futuro. En un mundo donde las empresas tienen centenares de estrategias de comunicación a su disposición, pretender encontrar dinero para el patrocinio sin poder ofrecer un contrapunto a la altura del mercado actual resulta poco creíble. Dicho de otro modo, si el cliente, la atención pública y el mercado han cambiado, entonces también deberán cambiar las razones y las metodologías que sustentan el patrocinio..

Se abre un capítulo que ocuparía páginas y más páginas si quisiéramos investigar todas las facetas posibles. No obstante, este no es lugar para largas discusiones teóricas y conceptuales. A modo de ejemplo, basten un par de reflexiones.

Tiempo atrás la visibilidad, sobre todo la televisiva, era el centro de todo buen programa de patrocinio. Cuanto más importante era la exposición de una marca, más largo el tiempo en pantalla, mayor la visibilidad de aquella y por tanto mayor la satisfacción y el retorno de la empresa patrocinadora. Para quienes se ocupan de estos temas, es evidente que actualmente la situación ha dado un giro radical. Es cierto que la visibilidad sigue siendo importante, pero la enorme saturación visual, mediática y comercial que “contamina” el tiempo de visionado de los clientes y consumidores ha modificado las lógicas del patrocinio. Donde en un tiempo había diez canales de televisión, ahora hay mil. Donde en un tiempo había un periódico deportivo, ahora hay miles de revistas y publicaciones especializadas sumamente fragmentadas. Y eso sin mencionar el papel de Internet.

La visibilidad, en los tiempos que corren para el patrocinio deportivo, ha sido sustituida por la necesidad de las marcas de asociarse a disciplinas, causas y acontecimientos con los cuales se comparten valores y perspectiva sobre el futuro, y sobre los cuales construir una comunicación homogénea y eficaz.

En tiempos en que las empresas están justamente sometidas a presión por parte de los consumidores y de las asociaciones de categoría para abarcar temas positivos tales como la sostenibilidad, la igualdad y el respeto, resulta fundamental que las lógicas del patrocinio también se muevan a fin de adaptarse.

Patrocinio y Fórmula E: el nuevo modo de comunicarse es eléctrico

Dando un paso atrás y volviendo al campeonato de cuatro ruedas eléctrico, es evidente que ahora las empresas se interesan por algunos puntos importantes para cualquier estrategia de comunicación: la necesidad de poder vincularse a los temas de sostenibilidad ambiental, la necesidad de vincularse a disciplinas tecnológicamente muy avanzadas, la necesidad de podercomunicar de manera global en más mercados a la vez y por último la necesidad de tener numerosos interlocutores de primerísima fila como las grandes industrias del automóvil y las grandes marcas (y consumidores) que estas llevan consigo.

Paradójicamente, y tal vez este sea el dato más sorprendente, el impulso comercial y de negocio que este campeonato está teniendo es incluso superior a su fuerza como disciplina deportiva. Es verdad que la Fórmula E está experimentando un crecimiento extraordinario, pero sería erróneo decir que ya ha suplantado deportivamente a series más históricas como la F1 y las demás grandes carreras de motor en el corazón de los apasionados.

Este es otro punto sumamente interesante para quien trabaja en el marketing deportivo. Quizás por primera vez en la historia de la industria del patrocinio asistimos a una disciplina cuya potencia comercial y de comunicación empresarial ha superado la importancia y el interés deportivo. Dicho de otro modo, antes incluso que un gran deporte, la Fórmula E es una gran oportunidad de comunicación y de networking para todos sus interlocutores, internos y externos.

Los costes del patrocinio en Fórmula E

Tal como sugieren las anteriores premisas, los costes del patrocinio en Fórmula E son los que se pueden esperar cuando nos sentamos a mesas de prestigio. Si bien aún no se hallan al nivel de la Fórmula 1, los paquetes de patrocinio en Fórmula E han superado con creces los del MotoGP y de muchos deportes de motor y demás.

Sin querer dar cifras precisas, podemos decir que los paquetes de entrada para un patrocinio en Fórmula E rondan los 300.000 o 400.000 € al año. Cifras que están destinadas a aumentar hasta los varios millones de euros en el momento en que se requieren hospitalidad, amplia ayuda de comunicación, exposición de la marca de grandes dimensiones, etc.

Tal como se ha afirmado, son cifras que permiten no solo obtener activos de comunicación excepcionales, sino también sobre todo llegar a asociarse con grupos extraordinarios como Audi, Porsche, BMW, etc., que a su vez pueden ofrecer una introducción comercial a marcas de prestigio similar. Basta con echar un vistazo a la perspectiva de los patrocinadores de los equipos para comprender el alcance de las marcas en juego.

Para cualquier información o petición sobre el patrocinio en Fórmula E y en los otros campeonatos principales del motorsport, podéis contactarnos en info@rtrsports.com o bien a través de nuestro sitio web rtrsports.com

Fill out my online form
Emanuele Venturoli
Communication Manager for RTR Sports Marketing. A degree in Communication at the University of Bologna and a passion for sport brought me where I'm today.
Recent Posts

Leave a Comment

Scrivici

Scrivici un messaggio, verrai contattato al più presto.

patrocinio-fórmula-e