In Fórmula 1, Fórmula1

En las más de cuatro décadas transcurridas desde su creación en 1977, el equipo Williams de Fórmula 1 se ha convertido en uno de los participantes más exitosos e icónicos de la categoría reina del automovilismo. Hasta la fecha, Williams ha ganado nueve Campeonatos de Constructores y siete Campeonatos de Pilotos, lo que sitúa a la escudería británica segunda en la lista de todos los tiempos, sólo por detrás de Ferrari y seguida de cerca por McLaren.

Sorprendentemente, dos de esos siete títulos de pilotos para Williams fueron ganados casi en temporadas consecutivas por dos personajes muy diferentes: el descarado australiano Alan Jones en 1980 y el imperturbable finlandés Keke Rosberg en 1982. A pesar de sus personalidades opuestas fuera de la pista, Jones y Rosberg compartían rasgos comunes que les permitieron alcanzar la cima del éxito con la escudería Williams en una época de agitación y transición para la Fórmula 1.

Comparaciones al principio de la carrera

Mientras que Jones y Rosberg tomaron caminos divergentes hacia la
Fórmula 1
ambos se enfrentaron a la adversidad al principio de sus carreras como pilotos. Jones empezó en su Australia natal compitiendo con un Mini y un Cooper. El joven Jones se marchó a Europa en 1967, para hacerse un nombre, pero se encontró con que no podía permitirse ni siquiera un Fórmula Ford. Le costó hacerse un hueco en fórmulas inferiores como la Fórmula Atlantic y la Fórmula 5000, ganándose la reputación de piloto agresivo que cometía errores.

Rosberg pasó del karting a la Fórmula V y finalmente a la Fórmula 2, pero una combinación de poca fiabilidad e inconsistencia hizo que nunca pudiera desafiar a los líderes, aunque consiguió ganar tres carreras entre 1977 y 1979. Sus primeros años en Europa los pasó transportando su propio kart a las carreras y viviendo en la parte trasera de un camión de transporte.

La determinación de Jones y Rosberg les permitió superar sus inicios poco propicios y conseguir pilotos en la Fórmula 1. Jones debutó en 1975 con el pequeño equipo Hesketh, mientras que Rosberg entró finalmente en el deporte en 1978 con el Theodore Ford. Sin embargo, tuvieron que trabajar duro durante varias temporadas antes de que Williams les diera la gran oportunidad de ganar carreras con máquinas competitivas .

Cuando se unieron al equipo, ambos pilotos no eran considerados futuros campeones, ya que sus mejores resultados anteriores en el campeonato fueron el 7º puesto de Jones en Shadow en 1977 y el 10º de Rosberg en Fittipaldi en 1980. Sin embargo, Frank Williams vio su velocidad bruta y la igualó con coches potentes: los ingredientes para los campeonatos del mundo.

rosberg

Personajes contrastados

Aunque compartieron trayectorias similares para llegar a lo más alto en la Fórmula 1, las personalidades de Jones y Rosberg difícilmente podrían haber sido más diferentes. El australiano tenía una personalidad fuera de lo común que polarizaba las opiniones de aficionados y rivales. Era descarado y testarudo, y tendía a decir lo que pensaba sin rodeos en lugar de andarse con rodeos.

Su estilo de conducción encajaba con su personalidad: agresivo y contundente. Jones atacó cada curva, llevando el coche al límite. Cuando el coche estaba a su gusto, era rapidísimo. Pero cuando la configuración no era perfecta, su enfoque de ataque máximo podía llevar a cometer errores.

En cambio, Rosberg se ganó el apodo de “Keke, el finlandés escurridizo”. Era reservado y contemplativo fuera de la pista, pero extraordinariamente tranquilo y constante al volante. Su capacidad de adaptación era uno de sus mayores puntos fuertes: podía sortear los problemas con el coche y aprovechar al máximo cualquier oportunidad. Rosberg también se dio a conocer como un maestro en condiciones de lluvia.

El fogoso australiano y el tranquilo finlandés eran, por tanto, personajes muy diferentes que afrontaban las carreras a su manera. Sin embargo, su confianza en sí mismos y su determinación interior les permitieron llegar a lo más alto de la Fórmula 1, a pesar de tener personalidades muy diferentes.

Ganar en Williams

Cuando pilotaban para el equipo de Frank Williams a principios de la década de 1980, Jones y Rosberg demostraron que ambos tenían el ingrediente que más cuenta en la Fórmula 1: la velocidad pura y dura. Los coches Williams de 1980 y 1982 no eran los más avanzados o refinados técnicamente, pero sus potentes motores Cosworth se adaptaban perfectamente a los agresivos estilos de conducción de ambos pilotos.

Jones consiguió el primer Campeonato de Pilotos de Williams en 1980 con cinco victorias junto a Carlos Reutemann. El australiano ganó el Gran Premio de Estados Unidos Oeste de forma dominante, liderando todas las vueltas menos una y superando a Reutemann por una vuelta. Otras victorias en Argentina, Francia, Gran Bretaña y Canadá sellaron el título.

Rosberg se proclamó campeón sólo dos años después, en 1982. La temporada del finlandés no empezó muy bien, con sólo un par de segundos puestos en EE.UU. y Bélgica….. Sólo consiguió una victoria en Suiza, pero Rosberg siguió acumulando puntos gracias a la fiabilidad y el ahorro de combustible del Williams. Consiguió el título con un quinto puesto en la ronda final de Las Vegas. La regularidad, no la velocidad bruta, llevó a Rosberg a un sorprendente campeonato del mundo.

Así, mientras Jones abrumaba a sus rivales con su ritmo a lo largo de una sola temporada, el título de Rosberg fue la recompensa a una determinación imperturbable por seguir acumulando puntos como podía. Enfoques diferentes, pero ambos extremadamente eficaces para acabar entregando la corona a los conductores.

alan_jones_-_williams_fw07_at_rascasse_during_practice_for_the_1979_monaco_gp_49984746103

La vida fuera de la Fórmula 1

Además de sus hazañas al volante en la pista, tanto Jones como Rosberg cultivaron perfiles de celebridad a través de sus intereses y actividades fuera de la Fórmula 1. El australiano se forjó una imagen de playboy, saliendo con modelos y relacionándose en la escena de las fiestas europeas durante su carrera en la F1.

Jones también persiguió su pasión por la aviación, obtuvo su licencia de piloto e incluso compitió en carreras aéreas. Formó un equipo de vuelo acrobático llamado “The Humming Birds” que actuó por toda Australia. El peligro práctico del vuelo acrobático respondía a su necesidad de acción y adrenalina.

En cambio, Rosberg se enorgullecía de su visión para los negocios y su espíritu emprendedor. Fundó empresas como una agencia de talentos para atletas finlandeses durante su propia carrera. Rosberg siempre tuvo la vista puesta en labrarse una carrera y un perfil después de la Fórmula 1.

Ambos pilotos eran, por tanto, personajes multidimensionales que alcanzaron el éxito en la pista, pero que también desarrollaron sus intereses y pasiones fuera de ella. Jones construyó una imagen de playboy en busca de emociones, mientras que el intelecto de Rosberg le permitió establecer credenciales empresariales.

La vida después de la F1

Cuando terminaron sus días como pilotos, Jones y Rosberg tomaron caminos profesionales muy diferentes. El australiano regresó a su país para dedicarse a su afición a volar, convirtiéndose en un reputado piloto de exhibiciones aéreas. También se labró una exitosa carrera como comentarista de la Fórmula 1 en la televisión australiana, haciéndose querer por los telespectadores con sus francas opiniones.

Rosberg se convirtió en propietario de un equipo y fundó su propia escudería, Team Rosberg, para competir con coches deportivos. El equipo pasó al DTM alemán de turismos y su hijo Nico -futuro campeón de F1- pilotó para el equipo en la F3 en 2003 y 2004. Tras su retirada, Keke también fue embajadora de Williams y Mercedes.

Así pues, ambos campeones del mundo se forjaron con éxito una segunda carrera que les permitió seguir participando en las carreras a su manera. Jones se forjó un perfil como personalidad mediática a través de la radiodifusión, mientras que el enfoque analítico de Rosberg le llevó a guiar a su propio equipo y a su hijo hacia la cima.

Legados duraderos

Las temporadas en las que Jones y Rosberg ganaron el campeonato con Williams marcaron un antes y un después en la historia de la Fórmula 1. El título de Jones en 1980 fue el primero para Williams. El título de Jones en 1980 fue el primero para Williams, demostrando que un equipo independiente podía superar a potencias tradicionales como Ferrari y Lotus.

El triunfo de Rosberg en 1982 se produjo en un contexto de agitación política, ya que la guerra FISA-FOCA amenazaba con destrozar la Fórmula 1. Su campeonato contra pronóstico dio esperanzas a los equipos más pequeños que luchaban por triunfar frente a los fabricantes.

Jones y Rosberg también refutaron la teoría de que era necesario nacer en un país tradicionalmente de carreras para ganar en la F1. El hecho de que un australiano y un finlandés conquistaran la cima del automovilismo abrió la puerta a futuros campeones de nuevos horizontes, como Centroamérica y Sudamérica.

Así que los talentos supremos de Alan Jones y Keke Rosberg, unidos al ingenio de ingeniería del equipo Williams, les convirtieron en pioneros del futuro de la Fórmula 1. Sus campeonatos demostraron que no se necesitaban los mayores presupuestos ni el mejor pedigrí para llegar a lo más alto.

Resumen final

Williams se hizo con el oro en el Campeonato del Mundo en 1980 y 1982 con dos personalidades muy diferentes: Alan Jones y Keke Rosberg. El descarado australiano y el imperturbable finlandés adoptaron enfoques opuestos en la pista, pero compartieron la determinación y la confianza en sí mismos necesarias para alcanzar el premio final.

Ambos superaron comienzos difíciles en fórmulas inferiores gracias a su talento natural y a su espíritu injertador. Su agresividad y consistencia, respectivamente, encontraron la salida perfecta en los coches Williams con motor Cosworth de sus temporadas ganadoras del título.

Pasiones como la aviación para Jones y los negocios para Rosberg hicieron que ambos desarrollaran perfiles más amplios fuera de la pista. Cuando se retiraron, la radiodifusión y la propiedad de equipos les permitieron seguir vinculados al deporte que habían practicado.

Con sus históricos títulos, Jones y Rosberg abrieron las puertas de la Fórmula 1 al futuro. Demostraron que los pilotos de cualquier procedencia podían llegar a lo más alto y que los pequeños equipos independientes podían superar a los grandes. Ese legado pionero significa que el australiano y el finlandés seguirán siendo para siempre dos de los grandes campeones de Williams.

¿Podemos ayudarle a firmar su mejor acuerdo de patrocinio?

Riccardo Tafà
Riccardo Tafà
Riccardo nació en Giulianova, se licenció en Derecho en la Universidad de Bolonia y decidió dedicarse a otra cosa. Tras una temporada en el ISFORP (instituto de formación en relaciones públicas) de Milán, se trasladó a Inglaterra. Comenzó su carrera en Londres en el sector de las relaciones públicas, primero en MSP Communication y luego en Counsel Limited. Luego, siguiendo su pasión malsana por el deporte, se trasladó a la SDC de Jean Paul Libert y empezó a trabajar en dos y cuatro ruedas, esto fue en 1991/1992. Siguió un breve traslado a Mónaco, donde trabajó junto al propietario de Pro COM, una agencia de marketing deportivo fundada por Nelson Piquet. Regresó a Italia y empezó a trabajar en primera persona como RTR, primero una consultora y luego una empresa de marketing deportivo. 
Ya en 2001, RTR ganó el premio ESCA al mejor proyecto de MKTG deportivo en Italia en el año 2000. Entre otras cosas, RTR obtuvo la puntuación más alta entre todas las categorías y representó a Italia en el concurso europeo de la ESCA. A partir de ese momento, RTR deja de participar en otros premios nacionales o internacionales. A lo largo de los años se lleva algunas satisfacciones y se traga muchos sapos. Pero sigue aquí, escribiendo de forma desencantada y sencilla, con el objetivo de dar consejos prácticos (no solicitados) y elementos de reflexión.
Recent Posts

Leave a Comment

Los ganadores de Williams: Alan Jones y Keke Rosberg conquistan la F1, RTR Sports
Los ganadores de Williams: Alan Jones y Keke Rosberg conquistan la F1, RTR Sports